La nave Progress 59 parece que caerá a la Tierra


progress59-00

A pesar de los repetidos intentos de los controladores rusos de la misión de la nave Progress 59, que lleva combustible, víveres, herramientas, etcétera, no han podido rescatar la nave de su errática posición en el espacio. Se espera ahora que la nave de reabastecimiento regresará a la Tierra y se quemará al ingresar a la atmósfera en algún momento dentro de las siguientes dos semanas, resultando en la destrucción completa, tanto de la nave como de su carga.

Las cosas han ido de mal en peor en esta nave de reabastecimiento rusa, que se lanzó del Cosmódromo Baikonur, en Kazakhstán a las 3:09 am en la mañana del martes pasado, llevando unos 2,722 kilogramos de carga para la Estación Internacional Espacial. Poco después de entrar en la órbita preliminar, los operadores rusos no pudieron hacer las maniobras correspondientes en un procedimiento que se sabe de rutina.

Más aún, el control en Tierra fue incapaz de saber si las antenas que se requieren para establecer comunicación con la ESA siquiera se desplegaron o no. En ese momento, la Progress 59 estuvo en una especie de lapso de espera para ver si en los siguientes dos días los operadores rusos podrían echar a andar los sistemas apropiadamente.  Esa era la esperanza.

En la medida que la Progress 59 pasó sobre las estaciones de tierra rusas, el control de la misión intentó mandar un comando al sistema de telemetría de la nave pero hubo dificultades técnicas y no pudieron saber si los comandos enviados habían tenido éxito o no. Para hacer las cosas peores, se declaró que había un problema en las funciones del sistema de telemetría pero además, parecían tener problemas variados en el sistema de presurización de la parte que da propulsión a la nave. Esto hizo que la Progress 59 empezará a caer lenta pero inexorablemente. Aún así, los operadores hicieron muchos intentos más, todos en vano y se comprendió que la Progress 59 tenía sus días contados, por lo que caería a la atmósfera de la Tierra en una órbita que va decayendo poco a poco.

Antes de esta misión, la nave Cygnus, que llevaba alimentos y combustible a la estación, propiedad norteamericana, se destruyó en octubre pasado en una misión también de reabastecimiento. Sin embargo, no hay que alarmarse por la estación espacial y sus tripulantes. Aún tienen sus bodegas llenas de agua y comida por lo que no hay prisa por reabastecer urgentemente a la estación, lo cual se dará en unos pocos meses con la nave SpaceX Dragon.

Tanto los rusos como los norteamericanos están calculando la trayectoria de la Progress 59 para saber en qué parte del planeta es posible que caiga y si esto pudiese representar algún problema en zonas habitadas.

Via || Unocero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s